La nostalgia ya no es lo que era

Yo pensaba que los nostálgicos eran esos chicos flacos que miran por la ventana cuando llueve, escuchan a Nick Drake, lloran leyendo a Emily Dickinson y van por ahí buscando las chucherías que comían de pequeños a ver si les da un Proust. Pero no. Ahora resulta que llamamos nostálgicos a señoras y señores con el rostro desencajado por la ira que claman al cielo cuando el Gobierno decide por fin reparar el error histórico que suponía que el cuerpo de un dictador descansara en un sitio de honor. Que impiden que el ayuntamiento de la capital de un país democrático condene la violencia machista. Que dicen que los extranjeros son más proclives a cometer violaciones. Que quieren ilegalizar cualquier partido que ponga en entredicho la unidad de la sacrosanta madre patria. Y así hasta agotamiento del disparate. Sigue leyendo “La nostalgia ya no es lo que era”

Blog de WordPress.com.

Subir ↑