No creo en los frenos

Entiendo perfectamente a aquellas personas que no creen en las vacunas porque me ocurre lo mismo con los frenos. Simplemente no creo en ellos. Reconozco que este ejercicio innegociable de mi libertad individual entraña algunos problemillas para mí y sobre todo para los demás (aquellos ciclistas que arrollé en la carretera comarcal de Sant Celoni, aquella familia ya no tan numerosa que atravesaba el paso de cebra en Balmes con Valencia) pero estamos hablando de mi libertad individual. Y si empezamos a limitar nuestras libertades acabaremos presos del comunismo. Como en Venezuela.

También entiendo perfectamente a los que se niegan a utilizar mascarilla, ese trapo tan incómodo que los social-comunistas nos obligan a llevar incluso al aire libre, porque me ocurre lo mismo con el consumo de alcohol cuando estoy al mando de mi 4X4 (sin frenos). Como dijo el tan añorado ex presidente Aznar, “¿quién es usted para decirme a mí lo que puedo o no beber?” Sólo faltaría que nos privaran de ese placer tan español que consiste en considerar que los que no saben conducir después de haber ingerido alcohol es que simplemente no saben conducir.

En lo que sí creo es en la “plandemia”, claro. Quien no quiera ver en todo esto del virus un plan montado por los chinos (comunistas) con la complicidad del Partido Demócrata americano, la UE, George Soros, Bill Gates (comunistas) y, claro, las farmacéuticas, es que tiene el cerebro absorbido por las doctrinas judeo-comunisto-masónicas  de nuestro gobierno (comunista). 

Lo bueno de la “plandemia” es que te la puedes montar a tu medida y creer en algunas cosas sí y en otras no. Yo por ejemplo no creo que estén implicados los reptilianos, pero es porque me dan realmente miedo los extra-terrestres (desde E.T.). Luego algunos de los nuestros dicen que los médicos están todos vendidos a las farmacéuticas pero otros los citan como prueba irrefutable de lo acertado de sus teorías. No sé. Yo creo que según. Si coinciden con lo que piensas tú, bien, sino ¿para qué hacerles caso si a lo que se dedican es a crear enfermedades para enriquecer a las farmacéuticas? 

Lo mismo pasa con los medios de comunicación. Sabemos que son la voz de su amo y que están todos bajo el yugo sino-comunista-microsoftiano. Ahora bien, si vemos que un artículo, convenientemente recortado y puesto fuera de contexto, puede apoyar nuestras teorías, pues evidentemente que lo podemos utilizar. Es más, en ese caso diremos que INCLUSO los “medios de comunicación tradicionales” ya no han tenido más remedio que aceptar la verdad. Bueno, la nuestra básicamente. Porque, como bien es sabido, cada una tiene la suya, tan legítima como las demás.

Lo mejor de todo es cuando una red social retira uno de nuestros mensajes bajo el pretexto de que está lleno de falsedades.  Sí, realmente es lo que más nos gusta porque entonces podemos poner el grito en el cielo y hablar claramente de censura.  Es decir que, de una manera o de otra, nos están dando la razón.

Ahora van y nos quieren imponer la vacuna de la compañía Pfizer (que sólo pronunciando su nombre ya infectas a una quincena de personas) que llevará un microchip que controlará nuestros movimientos y nuestros pensamientos. Bueno, en realidad no sé si el microchip irá en esta vacuna o en otra, pero da igual. El caso es que lo he visto en YouTube, en un vídeo que los comunistas ya han censurado. Claro.

Dice mi cuñado, el que va de listillo, que imponer la vacuna no es limitar nuestra libertad sino al contrario asegurarla garantizando nuestra salud. Pero no me fío de mi cuñado. Ya en 2004, cuando lo de Atocha, se creyó la versión oficial según la cual el atentado fue obra de los yihadistas cuando todas las pruebas apuntan a que fue un plan urdido por yihadistas, sí, pero con la complicidad de ETA, la Guardia Civil, el grupo Prisa y Zapatero (otro comunista). 

Total, que voy a seguir haciendo lo que me da la gana, que para algo soy libre, aunque nuestra presunta democracia haga aguas por todas partes. Para empezar, me voy a desahogar con el coche por la A7.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: