Guardianes de la memoria

El apasionante proyecto fotográfico del mexicano Diego Moreno tiene raíces a la vez personales y culturales. Su tía abuela sufría de esclerodermia, una enfermedad que le hizo adquirir un aspecto monstruoso que provocaba un gran rechazo social. Este aspecto y el mal olor causado por su incontinencia, otra consecuencia de la enfermedad, la condenaron al ostracismo incluso en su propia familia. Así, tuvo que pasarse toda la vida sintiendo que la miraban como a un monstruo, como la representación viva de lo que no queremos contemplar de cara: la enfermedad, el descalabro físico, la muerte que acecha.

Continúa leyendo “Guardianes de la memoria”

No creo en los frenos

Entiendo perfectamente a aquellas personas que no creen en las vacunas porque me ocurre lo mismo con los frenos. Simplemente no creo en ellos. Reconozco que este ejercicio innegociable de mi libertad individual entraña algunos problemillas para mí y sobre todo para los demás (aquellos ciclistas que arrollé en la carretera comarcal de Sant Celoni, aquella familia ya no tan numerosa que atravesaba el paso de cebra en Balmes con Valencia) pero estamos hablando de mi libertad individual. Y si empezamos a limitar nuestras libertades acabaremos presos del comunismo. Como en Venezuela.

Continúa leyendo “No creo en los frenos”

Hay que prohibir la Biblia

Adulterios, poligamia, incestos, violaciones y masacres masivas pueblan el libro fundador de nuestra civilización con el agravante añadido de que no se trata de un libro de mero entretenimiento, donde los personajes no aspiran a la ejemplaridad, sino del texto sobre el que se fundamenta el comportamiento de todo buen cristiano. Y sin embargo, a pesar de las continuas atrocidades que aparecen en sus páginas, nadie en sus cabales trataría de prohibir la Biblia: sus relatos pertenecen a una época en la que la fuerza bruta y la superstición primaban sobre los derechos individuales y en cualquier caso pocos son (afortunadamente) los que propugnan una lectura de las Escrituras al pie de la letra. Continúa leyendo “Hay que prohibir la Biblia”

Todo saldrá mal

La dictadura del optimismo que nos ha invadido en los últimos años, arengada por las redes sociales y el pensamiento Mr. Wonderful, ha encontrado en la crisis del coronavirus un terreno abonado para sus dañinos  mensajes. Balcones con mensajes que nos aseguran que “todo saldrá bien”, la espantosa “Resistiré” sonando a todo trapo y a todas horas, conciertos en balcones que se quieren “solidarios” y un interminable etcétera. El infantilismo con el que este optimismo compulsivo está afrontando esta situación terrible e inédita puede, ahora sí, llevarnos a una auténtica catástrofe. Continúa leyendo “Todo saldrá mal”

“Uno de los mayores errores consiste en pensar que hay algo que curar”

Sorprende ver que una persona tan erudita y tan brillante en una disciplina tan compleja como la neurobiología pueda al mismo tiempo convertirse en un torbellino cada vez que sube a un escenario con su grupo de rock. Pues así es Mara Dierssen, investigadora del cerebro, referencia mundial en el estudio del síndrome de Down,  colaboradora del Barcelona Brain Health Initiative  que ha sabido mantener la frescura de una adolescente en cuanto  hablamos de expresión artística. Pero quizás se trate de lo mismo: saber mantener el entusiasmo y un actitud de apertura hacia todas las cosas que ofrece este inagotable mundo que nos rodea. Continúa leyendo ““Uno de los mayores errores consiste en pensar que hay algo que curar””

Alberto San Juan: “España seguirá teniendo un grave problema psiquiátrico mientras tenga cadáveres en el inconsciente y en el subsuelo.”

En tu obra “Mundo Obrero” repasas lo que ha sido el proletariado a lo largo del último siglo, ¿crees que la clase obrera ha perdido fuerza a la hora de enfrentarse al orden establecido?
La conciencia de clase y la idea de una lucha a través de organizaciones colectivas empiezan a decaer a partir de los 80 con el comienzo del ciclo capitalista-neoliberal. Se vende entonces con tremendo éxito la idea de que todos podemos dejar de ser clase proletaria y pasar a ser propietarios de viviendas, de acciones, de productos financieros, etc. En definitiva se trata de la idea de que yo no soy de clase trabajadora, sino de clase media. No soy rico, pero vivo bien y por tanto mis intereses están más cerca de los intereses de los ricos que de los intereses de los pobres. En el caso de España, se difunde la idea de que somos una democracia próspera con una población que tiene en general un nivel adquisitivo alto y sólido. Esto revienta con la crisis y la idea de la clase media aparece entonces como una especie de ficción. Lo que nos queda de la clase media es la cultura de la clase media pero con dificultades para llegar a fin de mes o para ahorrar, con lo que tarde o temprano nos encontramos con problemas serios a la hora de afrontar los gastos básicos corrientes. Pero seguimos sin querer reconocernos como clase trabajadora y todavía menos como “clase obrera” porque lo asociamos a un hombre en mono azul que trabaja en una fábrica de plantilla grande, algo que ya apenas existe en España. Pero somos clase trabajadora: dependemos de nuestro salario para vivir. Continúa leyendo “Alberto San Juan: “España seguirá teniendo un grave problema psiquiátrico mientras tenga cadáveres en el inconsciente y en el subsuelo.””

La nostalgia ya no es lo que era

Yo pensaba que los nostálgicos eran esos chicos flacos que miran por la ventana cuando llueve, escuchan a Nick Drake, lloran leyendo a Emily Dickinson y van por ahí buscando las chucherías que comían de pequeños a ver si les da un Proust. Pero no. Ahora resulta que llamamos nostálgicos a señoras y señores con el rostro desencajado por la ira que claman al cielo cuando el Gobierno decide por fin reparar el error histórico que suponía que el cuerpo de un dictador descansara en un sitio de honor. Que impiden que el ayuntamiento de la capital de un país democrático condene la violencia machista. Que dicen que los extranjeros son más proclives a cometer violaciones. Que quieren ilegalizar cualquier partido que ponga en entredicho la unidad de la sacrosanta madre patria. Y así hasta agotamiento del disparate. Continúa leyendo “La nostalgia ya no es lo que era”

Florian Ebner: “La fotografía ha forjado una imagen determinada de la emancipación social.”

Entrevista con Florian Ebner, comisario de la exposición “Cámara y Ciudad” (en CaixaForum hasta el 8 de marzo de 2020)

La fotografía ha servido tanto para glorificar el urbanismo y el aspecto monumental de las grandes ciudades como para denunciar sus miserias. ¿En qué medida esta exposición es también un resumen de la historia social del siglo xx?
De hecho, habíamos pensado subtitularla “los escenarios de la modernidad”, porque efectivamente es una historia de la modernidad de nuestras ciudades, así como de la pérdida de fe respecto a esa modernidad. Ese cambio sucedió cuando, tras la euforia y las utopías que llegaron después de la Primera Guerra Mundial, se produjo un desencanto que ha desembocado en algo más crítico hacia las ciudades y lo que llamamos la aldea global. La exposición no pretende contar toda la Historia, sino que es un ensayo visual basado en diferentes perspectivas y ejes.

 

Continúa leyendo “Florian Ebner: “La fotografía ha forjado una imagen determinada de la emancipación social.””